por | May 2, 2017 | Blog | 6 Comentarios

 

La lactancia mixta (alimentar al bebé con lactancia materna y leche de fórmula) es muy frecuente en nuestra sociedad occidental. Los motivos por los que esta lactancia se inicia son muy variados: Hay mujeres que optan por esa opción desde primera hora pensando que así puede participar el padre en la alimentación, o que así ella podrá tener más tiempo libre (lo cual es totalmente respetable si es esa su opción), pero la mayoría de las mujeres, la inicia ‘en contra de su voluntad’. Con esto, quiero decir, que su idea inicial era dar lactancia materna exclusiva pero que las circunstancias son las que le han hecho comenzar con lactancia artificial.

Estas circunstancias son diversas, siendo la más frecuente que ‘el bebé no gana peso suficiente’, que ‘se queda con hambre’, que ‘su leche no alimenta’ o incluso que el bebé duerme demasiado ‘poco’. Todo esto se traduce desde mi percepción personal en: Las mujeres no somos capaces de alimentar a nuestras crías, o no tenemos confianza suficiente en nuestro cuerpo. 

En cualquier caso, sea cual sea el motivo, nos encontramos con la situación de una madre, que desea dar el pecho a su hijo/a, pero a la que le han aconsejado comenzar con una ‘ayuda’ para alimentarlo/a. 

Numerosas veces he hablado de la famosa AYUDA en este blog. Realmente, esa es una palabra que me molesta, porque la realidad es que NO AYUDA NADA, al contrario, suele ser el principio del fin de la lactancia. 

Es por eso por lo que me he decido a escribir este post. Por supuesto mi labor es contribuir a que no se empiece con ese suplemento de leche artificial (en la mayoría de los casos innecesario), pero una vez iniciado, ¿qué podemos hacer para que no se acabe la lactancia? 

 

¿Por qué los bebés con lactancia mixta acaban rechazando el pecho?

 

Antes que nada me gustaría aclarar:  Hay muchos bebés que no rechazan el pecho. Que están meses y meses con lactancia mixta, luego inician la alimentación complementaria y siguen tomando el pecho. POR SUPUESTO. (Entre ellos, mi primera hija que estuvo con lactancia mixta hasta los 5 meses).

No todos los bebés que comienzan con la famosa ‘ayuda’ acaban rechazando el pecho. No todos, pero sí la mayoría.

 

¿Y esto por qué ocurre?

 

  • La mayoría de las veces que damos suplemento se hace a través del biberón, y éste puede causar la llamada confusión tetina-pezón, entre otras cosas: La succión del pecho y del biberón es diferente:
    • Con el pecho el bebé tiene que ordeñar pezón y areola, de manera que presiona con su lengua en ellos hacia el paladar. Con el biberón no hace ese gesto, sino que absorbe como si se tratara de una pajita. Son mecanismos de succión diferentes que pueden hacer que el bebé se confunda. 
    • El flujo de leche del biberón es mucho rápido que la leche que sale directamente del pecho. En el pecho, el bebé tiene que ESPERAR más para que comience a fluir la leche, y TRABAJAR más para sacar la leche del ‘final’ de la toma, la más rica en grasa. En el biberón, la leche cae por gravedad. El bebé no hace esfuerzo y además, su estómago se va llenando muy rápidamente. Tanto, que la señal de saciedad que debe llegarle al cerebro lo hace tardíamente (cuando se da cuenta ya está llenísimo) y por ese motivo, toman mucha más cantidad de la que necesitan realmente. 

 

  • La mujer empieza a ‘tener menos leche’: Ya sabemos que a más succión más producción, y al contrario: Menos succión, menos producción. Un bebé que comienza con leche de fórmula, estará saciado más tiempo (os he comentado alguna vez que la leche materna se digiere el doble de rápido que la de fórmula?), y demandará menos. Como demanda menos, la mujer irá produciendo menos leche, por lo que el bebé necesitará progresivamente más cantidad de leche artificial.

 

¿Cuáles son las consecuencias?

  • Llega un momento que el bebé ‘ se pelea con el pecho’  (como en las famosas crisis de lactancia). Coge, suelta, vuelve a coger, tira con la cabeza hacia atrás…Llora… y sólo se calma cuando se le da el biberón. De esta forma, se va reduciendo el tiempo que el bebé pasa al pecho, hasta que finalmente llega un momento en que no quiere tomar más. (Suele coincidir con la crisis de los tres meses). 

 

Bueno, y sabiendo todo esto, ¿Podemos evitarlo?

  • Lo primero sería evitar indicaciones de suplemento que no sean estrictamente necesarias.
  • Pero si ya estamos dándole el suplemento a nuestro bebé o éste es necesario realmente, ¿cómo lo hacemos? ¿cómo hacemos para dárselo y que no interfiera con la lactancia materna?

Seguro que habéis oído hablar de otros métodos de suplementación: El vasito, la cuchara, la jeringa… Todos dirigidos para evitar la confusión tetina pezón. Tienen el inconveniente según mi punto de vista que no son muy prácticos cuando hay que administrar cantidades mayores de suplemento. Pero para usar de forma transitoria o puntual están muy bien o si el bebé no tiene una succión madura. 

Sin embargo, el método que recomiendo por excelencia en estos casos es el relactador (o sistema de nutrición suplementaria).

 

¿Qué es el relactador?

El relactador no es más que un recipiente en donde se echa el suplemento y una sonda (un tubito fino y largo) en el que un extremo va en el recipiente y el otro extremo a la boca del bebé mientras toma el pecho. Este sistema se puede hacer de forma casera o comprar ya directamente hecho (se conoce como sistema de nutrición suplementaria).

De esta manera, el bebé toma el suplemento mientras succiona del pecho, por lo que sigue estimulando la producción de leche.

 sns

¿Cómo se utiliza? 

  • Se puede poner primero el bebé al pecho y deslizar la sonda por la comisura mientras mama y dirigirla hacia el paladar. No es necesario que la sonda esté llena de leche para introducirla, ya que con la succión, el bebé irá haciendo el vacío y la leche se irá desplazando.
  • Otra opción es pegar la sonda al pecho con un adhesivo antes de poner al bebé a mamar.
  • El recipiente que contiene el suplemento NO debe estar más alto que la cabeza del bebé. Si la sonda funciona sólo estando más alta que la cabeza del bebé algo no está bien. (No se hace vacío y la leche cae sólo por gravedad).

¿Cómo suplementar?

Mis recomendaciones son: Poner a mamar al bebé de un pecho, optimizando la toma con compresión mamaria y después hacer lo mismo con el otro pecho. Una vez terminado, si el bebé sigue con ganas de comer, volver al pecho inicial realizando la toma con el relactador.

 

A pesar de que siempre recomiendo este método en los casos en los que la mamá desea relactar a su bebé, la realidad es que poca mujeres lo usan. Algunas no se sienten cómodas con él en las tomas que son fuera de casa. A otras les parece demasiado engorroso, otras dicen que la toma dura mucho tiempo… En fin, multitud de motivos que hacen que este sistema no se tenga en cuenta a la hora de administrar el suplemento.

Por eso, quiero hablar también en este post de otro método de dar el suplementar que interfiere menos con la lactancia que el método tradicional del biberón. (pero interfiere mucho más que el relactador).

Éste es el método Kassing 

¿Qué es el método Kassing? 

Es una forma de administrar el suplemento al bebé con biberón, de manera que interfiera lo menos posible en la lactancia. En realidad, es el método mediante el cual deberían adminstrarse los biberones, precisamente para evitar sobrealimentar a los bebés.

Me gustaría dejar clara mi postura respecto a un tipo de biberón que se vende en el mercado como que imita la succión del bebé al pecho, manteniendo el comportamiento normal del bebé y que no interfiere con la lactancia materna.

Dejadme deciros que ESTO NO ES ASÍ. Por supuesto que interfiere. Este biberón tiene la particularidad que para iniciar la succión, el bebé tiene que hacer un vacío parecido a cuando succiona del pecho. Es decir, a muchos bebés les cuesta EMPEZAR a beber de este biberón, pero una vez que lo hacen el flujo de éste es rapidísimo, con lo que tiene los mismos efectos que un biberón normal.

Quería hablar de este tema porque este sistema ha hecho mucho daño vendiéndole a las mamás que no interfiere con la lactancia, cuando en mi día a día veo que sí que lo hace, y que al final los bebés acaban dejando el pecho por ese motivo

Una vez acalarado  esto, te comento cómo es el método Kassing:  Este método consiste en dar el biberón como si fuera el pecho, intentando que el flujo de leche sea más lento para que el bebé no acabe rechazando el pecho. Para ello:

  • Poner al bebé lo más vertical posible.
  • No ponerlo tumbado boca arriba para que la leche no caiga por gravedad.Método kassing. El bebé está vertical y el biberón horizontal

    Método kassing. El bebé está vertical y el biberón horizontal

    Método tradicional de dar el biberón. De esta manera el flujo cae por gravedad

  • El biberón darlo en horizontal, sin inclinarlo. La tetina que sea lo más larga posible y el orificio pequeño (las tetinas que tienen 3 posiciones no nos sirven pues el flujo es mayor).

Ojo con las tetinas de los biberones preparados que dan en los hospitales, generalmente tienen un orificio enorme y el flujo de leche es rapidísimo!!!

  • Antes de ofrecer el biberón, estimular el reflejo de búsqueda, dando con la tetina en las mejillas. Cuando el bebé empiece a succionar, hacer una pausa (retirar completamente el biberón) cada 15-20 succiones y volver a empezar.
  • Alternar el lado en cada toma. De esta forma simulamos que está tomando de los dos pechos y fomentamos su desarrollo viual por igual. 

De esta manera, está comprobado que el bebé toma menos cantidad de suplemento que de la forma ‘tradicional’.

 

 

¿Lactancia materna exclusiva o lactancia materna prolongada?

 

 

Una vez que una mujer está dando suplemento debe plantearse esta pregunta. ¿Cuáles son sus objetivos con la lactancia? ¿Qué es más importante, conseguir una lactancia exclusiva o que ésta sea duradera?

Los suplementos se pueden retirar para lograr una lactancia materna exclusiva, pero no es fácil. Habría que valorar el motivo de inicio de esos suplementos, solucionar el problema de base e iniciar un proceso de relactación. Este proceso requiere mucho apoyo del entorno y del papá, mucha paciencia y mucha confianza en una misma. Mi consejo es que si vas a relactar acudas a una profesional de la lactancia, para que te guíe en ese camino y te sostenga en los momentos de bajón. Por supuesto que este proceso es posible, a la vez que muy gratificante y placentero.

Pero también hay saber que hay formas de dar los suplementos y que pueden hacer que la lactancia sea duradera. Que no interfieren, y que el bebé no va a rechazar el pecho. Hay veces no quedan fuerzas, no hay apoyo o simplemente no es posible retirar esos suplementos.

Afortunadamente, la lactancia materna es MUCHO MÁS que alimento. Es contacto, es vínculo, es amor. Esa parte emocional siempre va a estar ahí y es muy placentera para ambos. 

Con esto, quiero decirte mamá, si estás en esa situación, dando lactancia mixta no por elección sino por obligación, que sé que querías una lactancia exclusiva. Que sé que te viniste abajo cuando te indicaron suplementar, que no estaba en tus planes, y que te duele en el alma cada vez que tienes que darle un biberón… Quiero decirte que no tiene por qué ser el fin. Que hay formas de suplementar compatibles que te pueden permitir una lactancia duradera. 

 

Por otro lado, hay que tener en cuenta que a partir de los 6 meses, se empieza la alimentación complementaria y es un momento estupendo para REEMPLAZAR TOMAS DE BIBERÓN. Si no has relactado, éste puede ser un buen momento para hacerlo. 

 

La lactancia mixta no tiene por qué significar el fin de la lactancia, teniendo en cuenta los detalles que hemos comentado en el post, el problema, es que muy pocas veces se tienen en cuenta. 

Si te ha resultado útil, espero tu opinión en comentarios.

 

 

Si aún así sigues teniendo dudas, te espero en la consulta de lactancia, de forma presencial u online!!

 

 

Dra. Carmen Vega Licenciada en Medicina. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Experiencia con madres lactantes desde año 2007. Madre de tres hijos que han sido lactantes. Consultora Internacional de lactancia materna (IBCLC) desde 2015. Fundadora grupo de apoyo a la lactancia materna en Castilleja de la Cuesta. Docente en cursos sobre lactancia materna para profesionales de la salud.

Consulta de Lactancia

Lactancia al día

Recibir directamente en tu bandeja nuevos y profesionales posts sobre lactancia materna.

Genial! Tu suscripción ha sido enviada.