por | Mar 4, 2017 | Blog | 42 Comentarios

Heartbroken mum had no idea her breastfed baby cried all day from dehydration and then he died of a cardiac arrest Picture: @LandonJamesArmos

Imagen tomada de http://www.cuatro.com/

 

Ayer se hizo pública la noticia: 

Muere un bebé por deshidratación sin que la madre se percate

‘La madre le daba el pecho pero no producía suficiente leche’

 

Y añaden:

Extracto noticia bebé muere por deshidratación sin que la madre se percate

 

Obviando las faltas ortográficas y las de redacción, lo que dan a entender es que:

  1. La madre no tenía suficiente leche (o nada de leche) por tener ovarios poliquísticos.
  2. Su bebé murió por su culpa. Ella no se dio cuenta de eso y el bebé se deshidrató.

 

Sin embargo, un dato importante y que no cuentan en la noticia (he tenido que buscar la fuente original) es que Landon (que es como se llamaba el bebé), sólamente estuvo 12 horas en su casa antes de tener la paradacardiorrespiratoria.

Es decir, estuvo 3 días en el hospital. Se marcharon a casa y en 12 horas tuvo lugar el fatal desenlace.

Yo como médico y profesional de la lactancia me planteo: ¿De verdad en esos 3 días de estancia en el hospital nadie se dio cuenta de que algo no iba bien? Porque un bebé no se deshidrata en 12 horas. Quiero decir, el problema ya venía de antes. ¿Qué pasó realmente?

Es curioso, porque si leemos la noticia publicada en inglés el titular es mucho más sensacionalista:

‘ Madre cuyo bebé lloraba todo el día, no se da cuenta de que se estaba muriendo de hambre’.

De nuevo, culpabilizando a la madre. Es una ignorante que no ha percibido las señales de hambre de su bebé, no sabía que con ovario poliquístico no iba a tener leche y al final, su hijo se ha muerto por todo ello.

Sin embargo, si alcanzas a leer más allá del titular, se explica que Jillian, preguntó varias veces a las enfermeras durante su estancia en el hospital, si era normal que su bebé llorara tanto, a pesar de tenerlo mucho tiempo al pecho, a lo que las enfermeras respondieron que sí. 

‘Es normal que un recién nacido quiera estar todo el tiempo al pecho. Es normal que termine la toma y si lo sueltas dormido, vuelva a despertarse a los 5 minutos buscando. También es muy normal que llore mucho si no está al pecho. Lo que no es normal es que llore incluso estando al pecho’. 

Explico esto porque este tipo de noticias crean una alarma social. Un miedo en esas mamás embarazadas que van a tener su bebé y que ya de por sí dudan si tendrán suficiente leche. Si ya es difícil que en los hospitales no administren suplementos, con estas noticias sensacionalistas en las que claramente la lactancia artificial habría ‘salvado’ al bebé (que es lo que intentan vender), las mamás irán al hospital asustadas, y a la más mínima duda, estarán dándole la famosa ‘ayudita’ a su bebé.  

Por otro lado, me llama la atención que ni los medios españoles ni los ingleses se focalicen en la atención recibida en el hospital donde estuvo durante 3 días. Sin embargo, sí lo hacen en su madre, con quien sólo estuvo 12 horas en casa, tras irse de alta del hospital al comentarle los profesionales sanitarios que todo estaba bien.

Puede ser porque la misma madre se autoculpa de todo lo ocurrido. Tal y como lo cuenta ella en el blog de ‘Fed is best’ (que es una fundación que ‘advierte de los peligros de la lactancia materna exclusiva’ y cuyo nombre hace referencia a Breast is best para decir, que el pecho no es mejor, sino alimentarse es lo mejor…), el mejor consejo que le dieron cuando ingresó su hijo en la UCI del hospital fue:

El pecho es mejor sin duda, pero seguido de un biberón. De esta manera sabes que tu bebé ha comido suficiente’.

Y añade: ‘Si pudiera volver atrás en el tiempo, con un sólo biberón que le hubiera dado habría salvado su vida’.

Cuánto dolor hay en sus palabras. Si ya es duro perder a un hijo, no quiero imaginar cómo debe ser sentirse responsable de ello. Lo siento muchísimo por ella y por su pareja. Tan duro tiene que ser, que Jillian ha tardado 5 años en contarlo, y lo ha hecho para ‘evitar que otras familias pasen por lo mismo que ella’. Es decir, aboga por EVITAR la lactancia materna exclusiva durante los primeros días hasta asegurar que la madre tiene ‘suficiente leche’ para amamantar a su hijo.

Sinceramente, la entiendo. Piensa que fue su responsabilidad por no tener leche, que con el biberón no le habría ocurrido y no quiere que otras mujeres que puedan sufrir las mismas consecuencias. Sin embargo, la solución a esto no es que todos los bebés se alimenten con lactancia mixta desde el nacimiento. (Con el riesgo que esto conlleva para su salud). La solución es formar adecuadamente a los profesionales sanitarios para que identifiquen señales de alarma de baja transferencia de leche al bebé o factores de riesgo de baja producción de leche en la madre.

Pero bueno, recapitulando la información de todas las webs que he leído: 

¿Por qué no se estaba alimentando bien este bebé?  Nos han querido vender que fue por el SOP pero el origen de esto es multifactorial.

  • El síndrome de ovario poliquístico no es para nada determinante de hipogalactia (baja producción de leche). Puede implicar un retraso en la subida de la leche (o no). Muchas mujeres con SOP amamantan sin ningún tipo de problema. No es cierto tal y como dice el titular español: ‘No le advirtieron que no podía dar pecho a su pequeño’.
  • Lo que también puede influir y retrasar la subida de la leche es la separación tras el nacimiento. A Jillian le practicaron una cesárea de urgencia, y no tuvo a su bebé consigo hasta dos horas y media después de nacer. (De esto curiosamente no habla ningún medio).
  • Además hablan de escaso aumento del pecho durante el embarazo y asimetría de senos. (¿Quizás tenía también hipoplasia mamaria que es otra de las causas primarias de hipogalactia? )

No sabremos cuál fue el motivo, pero sí que es cierto que esta mujer tenía varios FACTORES DE RIESGO de hipogalactia. No por eso implicaba que fuera a tenerla, pero sí que era algo a tener en cuenta y estar ALERTA

¿Cómo podía haberse identificado esta baja producción de leche?

 

  • Valoración de pañales: Micciones y deposiciones. Según comenta Jillian en el blog, el día del alta hizo 3 micciones y 6 deposiciones (eso no es lo habitual en un bebé que no se está alimentando y que está deshidratado ya que disminuyen considerablemente). Desde luego, si esto es así, es bastante raro, y seguro que contribuyó a la confusión del personal sanitario. 
  • Valoración de la toma: Posición, agarre y transferencia de leche. El agarre se valoró como excelente por parte de las enfermeras del hospital. Sin embargo, cuando se valorara una toma, no sólo hay que comprobar la posición de la boca del bebé, sino si hay transferencia de leche o no. Es decir, si ese bebé se está alimentando o simplemente está al pecho SIN RECIBIR LECHE. Eso, se puede valorar por la forma de succionar entre otras cosas. Jack Newman, pediatra canadiense con amplia experiencia en lactancia, hace mucho énfasis en el tipo de succión del bebé y en cómo identificar una succión adecuada. Podéis ver un vÍdeo AQUÍ
  • Este bebé se deshidrató con lo cual, no estaba tomando suficiente leche. Y de esto, debían haberse percatado en hospital, antes de darle de alta.

valoracion de la toma lactancia

  • Estado general del bebé:  su aspecto, su piel y su coloración. Ver que reacciona, que tiene buen tono muscular, reflejos, la boca húmeda y color rosado. ¿Un bebé que muere 12 horas después no presentaba ningún signo de deshidratación? De esto no hablan en el blog, así que queda simplemente como una cuestión en el aire…
  • El peso del bebé: Fisiológicamente los bebés pierden peso tras el nacimiento, durante los 3-4 primeros días de vida. Esta pérdida de peso oscila entre un 5 y un 7% y se considera normal.

Jillian se fue de alta con su bebé a los 3 días del nacimiento. Con un bebé con una pérdida de peso constatada cercana al 10% (9.7%), que ya es indicativa de suplementar (de inicio, con leche de su propia madre). 12 horas después de esto, su bebé sufrió una parada cardiorrespiratoria.

¿Y todavía seguimos culpando a la madre?

 

Por último, además de presentarle mis condolencias a esta madre y entender en cierta forma la carga de responsabilidad que lleva por lo sucedido, me gustaría dejar claro que la lactancia materna exclusiva sigue siendo lo mejor para los bebés. Que hay que seguir formando a profesionales de la salud e informando a las madres sobre ello. Que son muchos los riesgos de la alimentación con leche de fórmula, tanto para las mujeres como para sus hij@s, tanto en los primeros años de vida como en la edad adulta. 

Que los medios de comunicación han cogido esta noticia y han visto un filón para atraer masas, sin tan si quiera pararse a contrastarla y a verificarla. Que por supuesto, lo más fácil ha sido culpabilizar a la madre de la muerte de su hijo, para así llamar más la atención en el titular.

Que no. Fed is not best. Que el alimento natural para un recién nacido es la leche de su madre y que nosotras estamos capacitadas para amamantar a nuestras crías. Que noticias como esta no nos hagan dudar de ello. Y que los suplementos, por supuesto estarán ahí si hacen falta, pero NO DE RUTINA. No sin una indicación médica adecuada, que como hemos visto, el bebé de Jillian tenía.

Y que el síndrome de ovario poliquísitico no tiene por qué ser un problema para la lactancia. Simplemente hay que estar un poco más pendiente, nada más. 

DEP Landon

 

Dra. Carmen Vega Licenciada en Medicina. Especialista en Medicina Familiar y Comunitaria. Experiencia con madres lactantes desde año 2007. Madre de tres hijos que han sido lactantes. Consultora Internacional de lactancia materna (IBCLC) desde 2015. Fundadora grupo de apoyo a la lactancia materna en Castilleja de la Cuesta. Docente en cursos sobre lactancia materna para profesionales de la salud.

Consulta de Lactancia

Lactancia al día

Recibir directamente en tu bandeja nuevos y profesionales posts sobre lactancia materna.

Genial! Tu suscripción ha sido enviada.